Informe de batalla de Stalingrad: Inferno on the Volga Informe de batalla de Stalingrad: Inferno on the Volga
La batalla por Stalingrado comienza con refuerzos alemanes al nordeste y sureste que derivan en un avance masivo hacia los extremos de la ciudad... Informe de batalla de Stalingrad: Inferno on the Volga

La batalla por Stalingrado comienza con refuerzos alemanes al nordeste y sureste que derivan en un avance masivo hacia los extremos de la ciudad más próximos al Volga. La suerte está del lado germano, pues Paulus se pone al mando de las tropas de tierra mientras que Von Richthofen apoya con su Luftwaffe desde el cielo.

Gracias a ello, y a varios ataques bien planificados y ejecutados, los primeros objetivos son tomados con relativa facilidad.

El cerco comienza a cerrarse en torno a la ciudad mientras los soviéticos envían refuerzos a través del Volga. Chuikov cierra filas en las defensas del Ejército Rojo y ataca a los alemanes de manera más organizada, haciendo el avance de estos más lento y obligándolos a combatir en las afueras casa por casa.

Granaderos Panzer se acercan desde el sur de la ciudad apoyados por las unidades motorizadas alemanes para tomar otro de los puntos clave soviéticos. La lucha cada vez es más encarnizada y comienzan a pasar factura las bajas acumuladas de la Wehrmacht.

Más al norte, se prepara el asalto a la Fábrica de Tractores. Linden envía a sus mejores ingenieros a la Metalistería “Octubre Rojo”, pero no es suficiente para tomar el complejo industrial.

Los francotiradores soviéticos situados en las ruinas de las fábricas dan buena cuenta de los soldados alemanes por lo que se ordena el bombardeo en picado por parte de los Stukas. Finalmente la zona pasa a manos germanas.

La ciudad agoniza y se combate metro a metro y tras cada escombro.

Nikita Khrushchev ejecuta las órdenes del nuevo comandante del 62º Ejército: “Ni un paso atrás” y se endurecen sobremanera los combates. El centro de la ciudad se convierte en ruinas y aparecen refuerzos soviéticos tras cada nuevo e intenso ataque. Los meses (turnos) avanzan y cada vez resulta más difícil para el Alto Mando Alemán apoyar a la Wehrmacht en sus ataques, el fuego de los Howitzer resuena por toda la ciudad y un nuevo objetivo es conquistado.

Vasili Záitsev destaca entre los héroes de la batalla para apoyar a los francotiradores.

Tan solo el centro histórico de la ciudad resiste, a la vez que los alemanes dejan de tener la iniciativa. Los soviéticos lanzan una contraofensiva contra las fábricas en un ataque planificado y coordinado que acaba con toda resistencia blindada en ese sector.

A su vez fuera de la ciudad, la STAVKA lanza la Operación Urano a lo largo de todo el frente ruso (se termina el mazo soviético) y consigue embolsar al Sexto Ejército Alemán lo que precipita el final de la batalla.

 

CONCLUSIONES:

Tras varias partidas ya a la espalda, todas ellas en modo solitario, debo decir que el juego me encanta pese a que todavía no he ganado. Esta partida ha sido en la que más cerca he tenido la victoria, pero la guerra es así XD.

Todas las partidas han sido diferentes, muy intensas y divertidas. El modo de juego varía en función de los personajes históricos que aparecen en la batalla lo que le da frescura en cuanto a su rejugabilidad.

En todas las partidas he agotado el mazo soviético. La complejidad del juego aumenta con cada personaje que se pone en juego, por lo que si salen muy pronto el juego es todo un reto.

Por el contrario, del mazo alemán se utilizan muy pocas cartas, siendo también muy importante que nos aparezcan personajes de forma temprana que nos faciliten la partida.

El juego tiene reglas adicionales que permiten jugar de forma cooperativa contra los soviéticos (2vsIA), alemanes contra soviéticos (1vs1) e incluso a tres jugadores (2vs1).

En conclusión: un juego muy recomendable que te pone en la piel de la Wehrmacht y que consigue trasladar al jugador a la difícil tesitura de tomar un Stalingrado defendido a ultranza.

 

Reportaje realizado por : E. González

Compartir

No hay comentarios

Escribe el primer comentario