Nueva información sobre el juego ONUS! Traianus y nuevas camisetas en el horizonte. Nueva información sobre ONUS! Traianus y más

Salve!

Estamos trabajando en ONUS! Traianus, basado en el Imperio Romano, entre los siglos I y II d.C., en el momento de máxima extensión del Imperio bajo el emperador Trajano y Adriano. Finalmente será un juego completo, mucho más grande que todo lo anterior:

  • Facciones: 6 nuevas, además de nuevas unidades mercenarias y auxiliares romanos.
  • Generales: más de 30, de algunas de ellas ya tenemos ilustraciones.
  • Unidades: tenemos previstas casi 200 cartas de unidades, de más de 70 tipos diferentes.
  • Nuevo motor de cartas de órdenes y eventos, adaptado a las guerras en época de Trajano.
  • Nuevo manual, ampliado y revisado.
  • Completo libro de campañas con gran cantidad de escenarios: Guerras Dacias, Guerra Pártica, guerra Sarmática, Rebelión de los Brigantes…

A raíz de ONUS! Traianus y del éxito de nuestro anterior proyecto de camisetas “wargameras”,  hemos creado esta campaña de crowdfunding en Kickstarter para que puedas conseguir estas camisetas con los logos que hemos diseñado basadas en el juego de ONUS! Traianus.

Roma

El Aquila, ave emblemática de Júpiter Óptimo Máximo, símbolo de poder y del valor romanos, se apoya sobre el aún omnipresente lema Senatus Populusque Romanus, proclama inequívoca de que, aún bajo el cetro de los emperadores, las guerras del Imperio aún se libran en el nombre del Senado y del Pueblo romanos. Siempre será así mientras viva Marco Ulpio Trajano, Optimus Princeps, el mejor emperador. Sendos rayos, los fulmina, emanan de las garras de la orgullosa águila que, al punto de iniciar el vuelo con un chillido triunfal, porta así el arma con el que Júpiter aniquila personalmente a los enemigos de Roma, en tanto los césares, en su nombre, se aprestan a tomar la espada.

Celtae

El disco solar discurre, incansable, de Oriente a Occidente, simbolizado en este triskeles. Por voluntad del dios Lug, maestro en todas las artes, diestro con todas las armas, soberano siempre acertado entre los Tuatha Dé Dannan, los dioses celtas, el Sol siempre calentará las tierras de los valerosos y arrojados celtas en un ciclo interminable. Y, al igual que el Sol, Lug, el más amado entre todas las divinidades, guiará siempre a los pueblos celtas en la batalla, hacia un glorioso e inmortal destino.

Dacia

Dicen que los dacios descienden de los lobos que pueblan sus montañas envueltas en brumas. Los dacios, sin embargo, saben que sus amadas y sagradas tierras, salpicadas de imponentes santuarios y ciudadelas en lo alto de los riscos, amparan y están al amparo de una enigmática criatura, a la que los romanos dieron el nombre de draco. Con cabeza de lobo y cuerpo de dragón celeste, el astuto ser mitológico, hijo del supremo dios Zalmoxis, ha sido visto descendiendo los valles en dirección al Sur. Dicen que su fría mirada de cazador se posa sobre el Danubio, sobre las tierras romanas que
hay más allá de sus aguas, preludiando vientos de guerra.

Germani

Odín, soberano de los Aesir, es muchas cosas. Es sabio, señor de la magia y la brujería, conocedor de todo lo que acontece, ha acontecido y acontecerá. Es patrón de la guerra y cruel, reclamando a los caídos en batalla para el Valhöll. Es astuto y retorcido, brillante estratega y ducho en el arte del engaño. Símbolo de su multiplicidad, el Valknut le representa en múltiples grabados que los germanos, prestos siempre a seguir sus enseñanzas, elaboran, a la espera del día en que una muerte sangrienta y gloriosa les lleve a sentarse a la mesa de su divino señor.

Parthia

Simurgh sobrevuela las llanuras de Persia, portador de la sabiduría y la majestad real. Protege a la tierra de Irán y a sus todopoderosos reyes desde tiempos inmemoriales. Invisible unas veces, luminosamente manifiesto en otras, su presencia es siempre inequívocamente perceptible alrededor de los soberanos legítimos y diestros pues, ante ellos se inclina toda la tierra. Y es bajo el manto de Simurgh que los reyes de reyes partos, los shahan shah de la dinastía Arsácida, han tomado de nuevo el cetro de los Aqueménidas, dispuestos a reinar, como rezan sus títulos, sobre Irán y sobre lo que
no es Irán.

Sarmatae

La vida en las estepas es un ciclo constante de migraciones, siempre bajo la atenta mirada del cielo y de los seres que lo habitan. Los dioses de los sármatas moran en el Sol, en el fuego y en la bóveda celeste, rigiendo las vidas de estos intrépidos jinetes con fría y distante diligencia. Grifos y otros seres de fantástica apariencia, cuentan los ancianos, son los guardianes de su impertérrita voluntad, y hay quien dice haberlos visto desatar su furia entre los mortales en mitad del combate, garantes de que la estepa es y será siempre libre.

Compartir

No hay comentarios

Escribe el primer comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.