Conoce a las tropas Dacias del nuevo juego ONUS! Traianus en esta entrada Dacia en el juego Traianus

Caja del nuevo juego ONUS! TRAIANUS

Ziraxes se dijo que nunca había conocido un ajetreo tan cargado de energía y, a la par, solemne y silencioso. A su alrededor, en mitad de un frío amanecer de primavera, los hombres de su regimiento, dacios todos de origen y lealtad, se preparan con diestra profesionalidad para la batalla que les espera. Ciñen corazas y cintos, ajustan yelmos y cuelgan de la espalda sus escudos, mientras el vaho delata alientos agitados, mudos pensamientos y rezos en voz baja.

Decebalus

Uno de los soldados, un noble de gran talla al que ayuda un sirviente armado, asegura su falx, la característica espada dácica en forma de hoz, comprobando que se desenvaina rápida y limpiamente. Seguido de cerca por dos soldados que le escoltan y asisten en batalla, Ziraxes aprieta instintivamente la empuñadura de su propia espada. Sonríe mientras contempla, distraído, el amanecer azul, casi violeta.

Hoy las legiones de Cornelio Fusco, prefecto del pretorio del emperador romano Domiciano, volverán a avanzar sobre las defensas de la ciudad dacia de Buridava, exponiendo imprudentemente su flanco izquierdo al ejército dacio que, a las órdenes de Decébalo, aguarda el momento de atacar, sin haber sido siquiera detectado, cual sigilosa manada de lobos.

Caminando hacia él con verdadero entusiasmo, Corilo, el corneta, se acerca a Ziraxes con el carnyx, la alargada trompeta de bronce con faz de lobo, apoyado en un hombro. Los dos hombres se saludan con camaradería y continúan andando juntos mientras la tropa ultima preparativos. Un draco, tradicional estandarte en forma de dragón que distingue a las unidades de un ejército dacio en combate, enarbolado sobre su astil, sobrevuela grupos de guerreros, evita con agilidad a tres jinetes y emerge en manos de Roemetalces, el portaestandartes, al que siguen ya varios de los mejores nobles y oficiales de la unidad. La comitiva se desvía de inmediato hacia Ziraxes y Corilo, completando así la plana mayor del regimiento.

Se intercambian palabras cargadas de nerviosismo, determinación y fe en que, al final del día, el dios Zalmoxis otorgará una gloriosa victoria a sus hijos y acogerá en su seno a todos los que no vivan para ver el retorno de la noche. Ziraxes ordena que los jabalineros y arqueros se adelanten al grueso de la unidad y tomen posiciones. Los oficiales responsables asienten y desaparecen con paso presto. 

El bullicio se acrecienta mientras las fuerzas de vanguardia del ejército dacio comienzan a abandonar los puntos de acampada. Las tropas de Ziraxes que no han partido ya se congregan en torno a su comandante. Este los observa unos instantes, satisfecho, dedicando unas palabras de ánimo, tanto a rostros conocidos como a los que aun no lo son tanto.

Despunta el Sol y sus primeros rayos acarician al ejército, cuando Ziraxes da la silenciosa orden de avance, que reitera Roemetalces agitando el draco en la dirección de la marcha. Tras los enérgicos pasos de su comandante, casi medio millar de soldados de infantería dacios, la mayor parte perteneciente a la baja nobleza, bien entrenados y armados, inicia su ordenado avance hacia el Este por las suaves laderas cubiertas de árboles, al igual que otras tantas unidades de la poderosa hueste dacia que se despliega, con el mayor sigilo posible, para la batalla. Aunque todavía no lo saben, hoy escribirán una de las jornadas más gloriosas de la historia de Dacia.

Os presentamos algunas de las tropas dacias que estarán en Traianus:

  • Legionarios desertores: Soldados romanos que han transferido su lealtad a los reyes dacios, constituyendo fuerzas de mercenarios de élite y unidades de valorados especialistas.

  • Nobles dacios: A la par aristócratas y sacerdotes, estos combatientes son la élite del ejército, estando extraordinariamente motivados, muy bien entrenados y pertrechados con el mejor equipamiento disponible.

  • Espadachines acorazados dacios: Ciudadanos-soldados disciplinados y bien equipados, la espina dorsal de cualquier ejército dacio, capaces de rivalizar incluso con la infantería romana.

  • Guerreros dacios con falx: Tropas movilizadas entre los campesinos que pueden permitirse una espada y un buen escudo, bien dirigidas y altamente entusiastas.

  • Jabalineros pesados: Nacidos en las agrestes montañas de Dacia, estos duros guerreros son tan letales a distancia como en combate cuerpo a cuerpo.

  • Caballería noble dacia: Estos diestros jinetes son la élite de la élite, la flor y nata de la nobleza dácica, equipados en consonancia y dignos adversarios de la mejor caballería de cualquier ejército.

Compartir
5 1 vote
Article Rating
Suscríbete
Notify of

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x