• -5%
  • Nuevo
search

Revista La Guerra Ruso-Japonesa (DFC18)

6,73 €
6,39 € 5% de descuento

Número 18 de la revista Desperta Ferro contemporánea.

La Guerra Ruso-Japonesa de 1904-1905 es un hito determinante tanto desde el prisma de las relaciones internacionales como desde el de la ciencia militar, que ha llevado a definirla como la “guerra mundial cero”. Armas como la ametralladora vieron entonces sus primeros combates y las trincheras rodearon las ciudades asediadas y abarcaron frentes completos de los ejércitos en campaña como nunca antes había sucedido.

Descuentos por volumen

Cantidad Descuento unitario Usted ahorra
2 5% 0,64 €
Cantidad
Últimas unidades en stock

>Regístrate y ganarás 6 puntos/0,60 € Regístrate y ganarás 6 puntos/0,60 € (Cada 1,00 € gastado = 1 punto, 1 punto = 0,10 € de descuento)
Tu carrito sumará 6 puntos que se pueden convertir en un cupón de 0,60 €.
La Guerra Ruso-Japonesa de 1904-1905 es un hito determinante tanto desde el prisma de las relaciones internacionales como desde el de la ciencia militar, que ha llevado a definirla como la “guerra mundial cero”. Armas como la ametralladora vieron entonces sus primeros combates y las trincheras rodearon las ciudades asediadas y abarcaron frentes completos de los ejércitos en campaña como nunca antes había sucedido.
Causas de la Guerra Ruso-Japonesa, por David Schimmelpennick van der Oye (Brock University)
El proceso que llevó al conflicto entre ambas naciones, en los confines del mundo conocido, fue el resultado del choque entre la expansión de uno de los imperios más viejos de Europa, el ruso, y la de una nueva potencia, la japonesa, a la que pocos se atrevían todavía a considerar un igual. 
La batalla de Port Arthur
Ataque sorpresa a Port Arthur, por Oleg Airapetov (Moskóvski Gosudárstvenni Universitét) y Bruce W. Menning (Center for Russian, East European & Eurasian Studies. University of Kansas)
A primeras horas del 9 de febrero de 1904, diez destructores japoneses se acercaron sigilosamente al fondeadero exterior de Port Arthur. Armados con torpedos, su objetivo eran los grandes acorazados rusos, anclados a la espera de una declaración formal de guerra y del inicio de las operaciones. En 17 minutos de fuego, la flota rusa recibió un golpe no solo físico, sino también moral, que la llevó de ser la fuerza naval más importante de la región a un segundo plano en un Pearl Harbor del que no se recuperaron. ¿Cómo es posible que no estuvieran preparados? ¿Cuáles fueron las circunstancias que propiciaron este demoledor ataque sorpresa?
El Ejército Imperial japonés en la Guerra Ruso-Japonesa por Rotem Kowner (Haifa University)
El Ejército Imperial japonés (Dai-Nippon teikoku rikugun) y la Marina fueron los responsables de la espectacular victoria japonesa sobre Rusia y se convirtieron tras la contienda en las fuerzas armadas más poderosas de Extremo Oriente y entre las más importantes del mundo. 
El sitio de Port Arthur, por Richard Connaughton
La guerra terrestre comenzó cuando la 12.ª División japonesa y la vanguardia de la 2.ª desembarcaron en Chemulpo, entre el 17 y el 22 de febrero, para avanzar hacia el norte hasta el río Yalu. A partir del 13 de marzo, la llegada de tropas y suministros se trasladó al puerto de Chinampo y, para el 29, todo el Primer Ejército, que incluía las divisiones 2.ª, 12.ª y de la Guardia, ya había desembarcado en Corea. Pero esta solo era un ala de la ofensiva japonesa. También desembarcaron tropas cerca de Pitzuwo, dos ejércitos más, uno de los cuales, el Tercero, tenía por misión asediar y conquistar la gran base naval rusa. La operación iba a resultar mucho más larga y compleja de lo previsto.
La guerra de maniobras en Manchuria, por Oleg Airapetov (Moskóvski Gosudárstvenni Universitét) y Bruce W. Menning (Center for Russian, East European & Eurasian Studies. University of Kansas)
Mientras el Tercer Ejército nipón asediaba Port Arthur, el resto de la fuerza, que llegaría a sumar cuatro ejércitos más y casi 300 000 hombres, progresaba por Manchuria con un doble objetivo: cubrir las espaldas de la fuerza sitiadora y destruir el ejército de campaña ruso del general Kuropatkin. Dos cuestiones fundamentales lastraron las operaciones rusas: la falta de criterio unificado sobre la estrategia a seguir y las divisiones y nula colaboración entre los jefes de las grandes unidades. 
La Segunda Flota del Pacífico y el camino a la batalla de Tsushima, por Constantin Pleshakov (Five College Consortium of Massachusetts)
Aunque la historia de la Segunda Flota del Pacífico y su formidable travesía de nueve meses que culminó con la desastrosa derrota en la batalla naval de Tsushima ha sido objeto de multitud de estudios y es bien conocida, aún está abierta a interpretaciones sobre la estrategia tras la expedición, la logística de la misma y el papel de su comandante, el almirante Zinovi P. Rozhestvenski. 
Las consecuencias de la Guerra Ruso-Japonesa, por Rotem Kowner (Haifa University)
A finales de mayo, una vez que se conoció el desastre naval de la batalla de Tsushima, tanto Rusia como Japón estaban dispuestos a terminar con la Guerra Ruso-Japonesa. La iniciativa que puso a ambos beligerantes alrededor de la mesa de negociaciones fue concebida por el presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt, quien posteriormente recibiría el premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos. Sin embargo, nadie podía imaginarse entonces que las ondas de choque producidas por esta paz, que certificaba la victoria de una potencia asiática contra los todopoderosos europeos occidentales, llevarían a un nuevo proceso de conflictos y revoluciones que marcarían la segunda mitad del siglo XX.
DFC018

Ficha técnica

Idioma
Español